Un legado ancestral: La partería tradicional

98

El oficio de la parteria tiene un componente humano y espíritual que influye en el desarrollo del embarazo. Desde la concepcion se aportan emociones de acuerdo con el estado interno de la madre.

Por Laura Méndez Pedreros
Especial 24-7Semanario

Desde hace siglos, el papel que cumplen las parteras  ha sufrido cambios relacionados con la percepción que se tiene de ellas en diferentes partes del mundo y en diferentes periodos que abarcan la política y la economía en la sociedad.

La actuación de las parteras tradicionales es tema de discusión , se cuestiona el grado en que deben incorporarse en su oficio, hasta donde debe llegar su función en la maternidad y lo que su impacto produce en todas las comunidades del mundo y América  latina.

Cabe resaltar que ellas son personas con conocimientos propios y ancestrales basados en lo empírico , razón por la cual han recibido el nombre de mujeres sabias , dado a su aporte histórico en la obstetricia que lleva implícita la función de acompañar el trance de la maternidad.

La atención tradicional de la gestación, el parto y el puerperio en casa son considerados eventos íntimos en la vida de la mujer que son dignificados y asumidos como momentos propios del ser.

Situación en Colombia

En nuestro país, existen dos sistemas de atención en el parto: el sistema de salud y el sistema tradicional. El segundo a pesar de no ser reconocido, ha tenido un impacto humanizado en comparación a lo que se vive en el sistema de salud común donde la atención es aplicada y enfocada en lo biologicista que ha olvidado la parte integral siendo una cobertura incompleta y hostil para la atención de la mujer.

En la actualidad existen conflictos con el modelo médico y la manera en que se mezclan discursos de lo tradicional con la medicina obstétrica, sin embargo se ha evidenciado los estudios promovidos por la OMS, donde el impacto de las parteras rurales disminuía la mortalidad prenatal y postnatal y levemente la mortalidad materna. Es por esto que se debe hacer un reconocimiento a estás incondicionales mujeres, que durante siglos han constituido un auténtico  patrimonio  de la humanidad. Aunque es un saber ancestral que se comparte solo entre familias, sigue fortaleciéndose en algunas regiones aisladas del país donde la situacion es compleja y ellas son la única forma de traer  vida en  lugares recónditos. 

Cultura y sociedad

Dado a lo anterior, uno de los elementos fundamentales a tener en cuenta para la descripción de los cuidados y prácticas  de las parteras  son las dimensiones culturales y sociales que hace alusión a los patrones dinámicos y a los factores estructurales y organizacionales de una determinada comunidad, la  cual incluye  valores religiosos, así como los conceptos familiares , políticos , educativos e históricos  y la forma en que se relacionan para influenciar el comportamiento humano en los diferentes contextos que se dan en  ambientes particulares.

Es justo comprender las características, cuidados, prácticas y creencias de estás mujeres sabias y tradicionales  en el lugar donde desarrollan su quehacer, que le dan lugar al parto.

 “Parto humanizado”  fundamentado en la valoración del mundo afectivo y emocional de las mujeres, la consideración de los deseos y necesidades de madre e hijo. La libertad y el derecho sobre el parto, un momento vital y natural en la vida que dan siginificado a una experiencia enriquecedora  de libre elección con el fin de evitar la aplicación de procedimientos basados en medidas rutinarias, en forma indiscriminada. 

Los derechos de las madres gestantes establecen respeto a las costumbres, modos particulares de percibir la seguridad y la confidencialidad  en la aplicación de cuidados con información veraz, oportuna, clara y completa sobre la evolución del parto y las condiciones de salud de su hijo, así como la ejecución de terapias  en el momento del alumbramiento.

Es necesario entender que la atención tradicional de la gestación, el parto y el puerperio en casa son considerados eventos íntimos en la vida de la mujer que son dignificados  y  asumidos como momentos propios del ser. Por esto, el contexto, la solidaridad y la calidez  definen este proceso.

El oficio de la parteria tiene un componente humano y espíritual que influye en el desarrollo del embarazo. Desde la concepcion se aportan emociones de acuerdo con el estado interno de la madre. Este hecho es bien importante ya que se adopta en la formación venidera del bebé.

Debido a esto, actualmente algunas mujeres optan por un parto en casa, a pesar de tener las posibilidades de acudir a una institución de salud , ya  que sostienen el concepto sobre  el inicio y fin de la vida  como dos acontecimientos que  deben darse en ambientes íntimos y familiares.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctenos vía WhatApp