Un chiste de mal gusto sobre la salud en Colombia

769

Por Lourdes Paola Mateus S

El 5 de Enero del año que apenas comenzamos la revista americana International Living dio a los colombianos uno de esos “titulillos” que nos encantan pero que en la vida real todos nos preguntamos cómo fue que hicimos para ganarlo (si es que realmente lo ganamos). La publicación señala que Colombia es el país poseedor del tercer mejor sistema de salud del mundo y el quinto en el escalafón de mejores lugares para vivir al jubilarse, a causa del clima, el sistema económico y la asistencia sanitaria, lo que olvidaron decirnos los que twittearon y retwittearon la feliz noticia es que esta revista brinda información sobre destinos turísticos a extranjeros; Con razón!, porque los jubilados en Colombia son una especie literalmente en vía de extinción.

Así las cosas, uno se pregunta si en este país realmente hay alguien que se crea el cuento. No pudiendo hacer un ridículo mayor, del presidente para abajo salieron felices a auto felicitarse por el excelentísimo trabajo sanitario en Colombia, como si nuestro sistema de salud no estuviera demandado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y omitiendo algunos detallitos como la alarmante cifra de casos de muertes por desnutrición infantil no solo en la guajira, o incluso otras minucias que ya están disponibles en la página de la superintendencia nacional de salud referente a aumentos de reclamaciones por tutelas, EPS o EAPB intervenidas, oportunidad de entrega de medicamentos, etc. Como diciendo aquí los enredamos apunta de twittazos.

En el tercer mejor sistema de salud del mundo, más de tres millones de usuarios de la EAPB más grande del país aún están a la deriva con la mitad de sus servicios sanitarios cerrados por falta de pago bajo la mirada inoperante y cómplice  del estado, es una tendencia el cierre de camas hospitalarias en pediatría y unidades de cuidados intensivos, el ojo del huracán puesto sobre los Hospitales Universitarios como el del Valle, la red Hospitalaria de Bogotá y Antioquia, incluso el Hernando Moncaleano de Neiva con dificultades o quebrados por la falta de flujo de recursos, pues claramente no son auto sostenibles o les adeudan cifras que superan la imaginación, las filas para autorizaciones de procedimientos POS y NO POS son el pan de cada día de los ciudadanos que de tanto esperar terminan pagando cada cosa particular antes de que la muerte los alcance primero. En el tercer mejor sistema de salud  del mundo los profesionales de la salud y los usuarios del sistema son enemigos, los convirtieron en eso porque el paciente está enfermo rogando para que lo atiendan y el profesional colapsado de pacientes, cansado y mal pagado intentando explicar que no le puede formular o remitir porque no lo dejan; Si señor porque este sistema no lo deja.

El mejor tercer sistema de salud del mundo mide su ganancia en recursos y no en vidas salvadas, es un sistema de salud corrupto diseñado para un país aún más corrupto que no pide cuentas a capitales privados lo que lo convierte en uno de los negocios más rentables de Colombia, que ni siquiera se sonroja cuando ve adultos mayores haciendo filas a la madrugada por una cita y que soluciona el problema con un call center y no con aumentar los cupos de especialistas. De ahí que sea tan bueno: porque es fácil de permear, de corromper, de robar y por ende enriquecer a los ya ricos  y empobrecer con desgracias a los ya pobres que lloran sobre 1’435’527 millones de muertes evitables que produjo el tercer mejor sistema de salud del mundo entre 1998 y 2011 al amparo de la Ley 100.

Mientras le sigan colocando un precio a la salud, la vida misma dejará de ser entendida como un derecho. Solo espero que el señor ministro de salud Alejandro Gaviria, pueda mirar a los ojos mientras le dice a doña Catalina, que lleva cuatro horas esperando a que la atiendan en cualquier sala de urgencias colapsada de algún hospital  con su niño en brazos a punto de incinerarse de la fiebre, “No se preocupe, que usted vive en el país con el tercer mejor sistema de salud del mundo” porque a mí como enfermera si me da vergüenza y un terrible sentimiento de culpa ajeno.

Lourdes Paola Mateus S
Enfermera Profesional – Abogada (EF)
Integrante de la Asociación Nacional de enfermeras de Colombia ANEC
@Cissy_ka

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctenos vía WhatApp