Rigoberto Urán descontó tiempo y sigue cuarto en el Tour de Francia

598

El australiano Michael “Bling” Matthews (Sunweb) fue más rápido que los clasicómanos en la meta en alto de Rodez y se impuso en la decimocuarta etapa que comenzó Blagnac con un recorrido de 181,5 kilómetros, en cuyo final hubo sorpresa: Chris Froome arrebató el maillot amarillo a Fabio Aru, quien se quedó cortado con el resto de favoritos.

Matthews, de 26 años, se mostró poderoso en una llegada en repecho que hizo estragos. Respondió a los ataques de grandes clasicómanos como los belgas Philippe Gilbert y Greg Van Avermaet y en un alarde de fuerza alzó los brazos dando la segunda victoria consecutiva a su equipo, tras el éxito en Peyragudes del francés Warren Barguil.

Tras “Bling”, cuyo apodo responde a lucir accesorios brillantes de metal, entraron el campeón olímpico Avermaet y el noruego Edvald Boasson Hagen (Dimension), que no pudieron impedir la celebración por todo lo alto de Matthews, por fin recompensado con la victoria, la segunda del Tour en su palmarés tras la lograda en 2016.

La refriega final en el repecho de 500 metros que conducía hasta meta hizo estragos. Más que la etapa pirenaica de la víspera. El pelotón se estiró entre la tormenta de ataque, tanto que se partió en mil pedazos, con la mayoría de favoritos cortados, menos Froome, quien atento aprovechó para meter tiempo a sus rivales.

Un pellizco considerable de 4 segundos a Bardet, 14 a su compañero Mikel Landa, 21 a Nairo Quintana y Alberto Contador y 24 a Aru, quien se despidió de esta manera del maillot amarillo, que volvió a las espaldas del que ya era líder virtual, Chris Froome, de nuevo al frente tras dos días sin pasarse por el podio.

La locura desatada por los reyes de las clásicas, que buscaron con ansia la victoria en un tipo de llegada para rematadores provocó una alteración de la clasificación inesperada. Froome entró en el Macizo Central con 18 segundos sobre Aru, 23 respecto a Bardet, 29 a Urán, 1.17 minutos por delante de Landa, 2.22 a Quintana y 5.37 a Contador.

La jornada salió de Blagnac, a un paso de las grandes empresas de la industria aeronaútica, con ganas de aventura después de las dos batallas pirenaicas. Se hablaba de día de transición, pero la realidad fue otras.

No faltó la escapada, protagonizada esta vez por Hollenstein (Katusha), Voeckler (Direct Energie), De Gendt (Lotto-Soudal), Roosen (Lotto-Jumbo) y Bouet (Fortuneo). Como es habitual, no fueron muy lejos en sus ilusiones porque el pelotón los mantuvo a raya en todo momento.

A 31 de meta, De Gendt superó en la cima de la Cota de Centrès a Frederik Backaert en la clasificación de los corredores que más kilómetros llevan de escapados en el Tour 2017, con cerca de 600. El corredor flamenco se fue en solitario en busca de la gloria, pero fue cazado a 12 de Rodez.

En ese momento se presentó la locura en el grupo. BMC, Katusha y Sunweb marcaron el ritmo para colocar a sus hombres fuertes. Apareció Gilbert para tirar de galones en el inicio del último repecho, exigente, de medio kilómetro, pero que se le atragantó a más de uno. Entre campeones andaba el juego.

Gilbert, ganador del Tour de Flandes atacó a 300 metros de meta, en plena subida, le alcanzó el campeón olímpico, Van Avermaet, pero cuando parecía que la victoria se la iban a disputar entre los dos, apareció “Bling” para brillar más que nadie. Matthews completa en su palmarés 2 etapas en el Tour, 2 en el Giro y 3 en la Vuelta.

El de Canberra encontró oro después de muchos intentos. La persiguió y la consiguió. Segundo día de fiesta en su equipo. La decimoquinta etapa se disputa este domingo entre Laissac-Sèvérac L’Eglise y Le Puy-En-Velay, con un recorrido de 189,5 kilómetros que incluye cuatro puertos, dos de ellos de primera.

Quintana es octavo a 2.22 y Alberto Contador, décimo a 5.37 del líder.

Matthews, potencia y precisión

La etapa de Rodez se está convirtiendo en una de las capitales de los pegadores, como puede ser Huy en la Flecha Valona o Cauberg durante la Amstel Gold Race. En este tipo de citas se suele saber quiénes son los favoritos. Después de su victoria en 2015, la côte de Saint-Pierre parecía tallada para un nuevo éxito de Greg van Avermaet, que durante este tiempo se convirtió en campeón olímpico en Río. Tal vez no sea fuerza lo que le ha faltado al belga en la parte final, pero su anunciado rival, Michael Matthews, ha combinado con mayor eficacia la potencia y el timing para imponerse con autoridad sobre línea de llegada. Un año después de conquistar su primer ramo en Revel, el corredor de Sunweb confirma que es uno de los más serios clientes en este tipo de contiendas. Al margen de la victoria de etapa, Chris Froome batalló para obtener el séptimo lugar y sobre todo crear una brecha sobre Fabio Aru, lo que le ha permitido recuperar el liderato de la general, con 19 ” por delante de italiano. Justo detrás, Romain Bardet se coloca a 23”, el podio más apretado de la historia a estas alturas de la carrera

4+1 en fuga

La 14ª etapa del Tour de Francia 2017, de 181,5 km. entre Blagnac y Rodez dio comienzo con un ataque en el Km 0 de Thomas Voeckler (Direct Energie) al que se unieron de inmediato Timo Roosen (LottoNL-Jumbo), Thomas De Gendt (Lotto-Soudal) y Maxime Bouet (Fortuneo-Oscaro). El grupo levanta el pedal momentáneamente para permitir conectar a Reto Hollenstein (Katusha), que marchaba a su caza, y sumar así un miembro más para colaborar en la aventura. Los cinco fugados alcanzan una diferencia máxima de tres minutos en el km 25. Por detrás, el BMC, Bahrain y Sunweb comandan el pelotón y mantienen la fuga en torno a los dos minutos.

Kittel, 10 puntos más

El quinteto cruza el sprint intermedio de Rabastens (km. 55,5) liderado por De Gendt, que se lleva los 20 puntos. El pelotón lo hace con 2’05” de retraso, con Marcel Kittel al sprint sobre Michael Matthews, su amenaza más cercana en la lucha por el jersey verde, para recoger 10 puntos. En la primera ascensión puntuable de la etapa, la Côte du viaduc du Viaur (3ª cat. Km. 131), Thomas De Gendt se hace con los dos puntos, seguido por Thomas Voeckler, que se lleva uno. El pelotón cruza la cima 2’02” más tarde.

De Gendt deja a Voeckler

El maillot verde hace la goma y pierde definitivamente contacto con el pelotón a pesar de la ayuda de su compañero de equipo Fabio Sabatini. En las rampas la Côte de Centres (3ª cat. Km 145) De Gendt y Voeckler se marchan de sus compañeros de fuga y coronan en solitario, con el belga en cabeza. A falta de 32 km, De Gendt siente que aún tiene buenas piernas y abandona a francés, pero el pelotón fuerza la marcha y da fin a su aventura a falta de 12,6 km. En último tramo, Lammertink (Katusha), Caruso (BMC), Arndt (Sunweb) y Périchon (Fortuneo) prueban en vano evitar una llegada masiva.

Froome, de nuevo de amarillo

El pelotón se planta agrupado en la base de la rampa de la Côte de Saint-Pierre, 500 metros de fuerte pendiente hasta la meta. Un sprint para golpeadores se  prepara. Los principales candidatos están bien colocados. Un trío belga emerge con Oliver Naesen, Greg van Avermaet y Philippe Gilbert, pero se ven superados en los últimos doscientos metros por la potencia de Michael Matthews, que cruza la meta con autoridad. Fabio Aru pierde el maillot amarillo, que vuelve a Chris Froome al entrar en séptima posición, y después de haberlo perdido Peyragudes.

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctenos vía WhatApp