¿Quién vela por la herencia ancestral olvidada?

56

La comunidad de la vereda La Reserva hace un llamado para que los petroglifos que están ubicados en esta zona sean protegidos por las entidades que velan por el patrimonio histórico y cultural del departamento.

Linda Vargas
Especial/ 24-7 Semanario

Los habitantes de la vereda La Reserva, a 15 minutos del casco urbano de Pitalito-Huila, tienen para exponer a los turistas, las bondades de esta tierra:  café e historia ancestral. Esta apuesta permitirá a los lugareños impulsar el turismo y dinamizar la económica del municipio.

En este lugar sentimos aroma a campo y divisamos montañas, arboles nativos, pasto verde y guadua, los cuales forman un cuadro paisajístico maravilloso. Por ello, los antepasados que habitaron estas tierras o este valle se quedaron anonadados con semejante espectáculo de la naturaleza; su presencia y su huella quedó en evidencia con los diferentes hallazgos arqueológicos en esta región del país.

Precisamente en esta vereda, han identificado varios petroglifos con un tallaje y una belleza única; aún hay muchos de estos que están ocultos por la naturaleza. Frente a esta herencia ancestral, los habitantes quieren que sean intervenidos y protegidos a través de entidades que velan por el patrimonio histórico y cultural del país, a fin de preservarlos.

Daniel, Alexander y Faiver.

Proyecto turístico

En la finca La Esmeralda se encuentra uno de los más hermosos petroglifos de la vereda. Su propietario Daniel Trujillo Cuellar la adquirió hace 40 años y junto con el predio también una gran roca la cual está tallada por los ancestros.

“Esto era una finca abandonada, no tenía producción, era rastrojo; entonces, cuando encontré esta piedra aquí, nos pusimos a destaparla para observarla y miramos todo lo que tiene. Causó admiración porque en esa época no se veía este tipo de cosas”, afirma Daniel.

Debido a que en esta finca produce café, el hijo del señor Daniel está proyectando una tienda de dicho producto, pero como principal atractivo será el arte rupestre.

La vereda está ubicada a 15 minutos del casco urbano de Pitalito.

Conservación

El investigador cultural Alexander Vargas, reside cerca a la vereda La Reserva y se ha dedicado a llevar a la comunidad un mensaje sensibilizador con el fin de proteger la arqueología que se halla allí. Indica que es importante conservar los petroglifos porque los ancestros nos dejaron a través del arte sus diferentes formas de expresarse, actuar y llevar su modo de vida, por tal razón, debe ser resguardada como un tesoro de invaluable valor.

“La importancia de preservar todos estos vestigios, cerámicos, elípticos y los petroglifos, es precisamente para que nosotros asimilemos la enseñanza que nos dejaron los indígenas y todos estos rastros que ellos dejaron impregnados en estas piedras y los vestigios cerámicos que se encuentran. Entonces, es una enseñanza ecológica para esta época, porque ellos lograron extraer de la tierra su sustento sin maltratar la fauna y la flora, y sin que estos procesos afectasen a la tierra”, asegura Alexander.

Cuenta que el petroglifo más bonito está en la finca de Daniel, sin embargo, la mano humana debido a la expansión de la frontera agrícola afectó parte de la piedra tallada.

Floresmiro Salazar.

“Los campesinos encontraron esta piedra, pero no le dieron mayor importancia, siguieron cultivando y haciendo potrero. Al parecer por los rastros que tiene, ha dejado alguna afectación la quema; precisamente por eso es importante limpiar los sitios donde está, protegerlos y que no haya arboles ni vegetación al lado porque eventualmente hay quemas y pueden dañarse, y se puede deteriorar”, sostiene el investigador cultural.

Proyecto

Según Alexander, lo que ha podido detallar y con el poco conocimiento que tiene sobre el tema, la piedra tiene figuras antropomorfas, zoomorfas y astronómicas. Su interés y trabajo de conservación lo ha llevado a conocer más sobre los petroglifos, aunque indicó que esa pasión ha sido estigmatizada por otros que piensan que su intervención consiste en destruir las piedras talladas. “Descalifican los trabajos, pero lo hacen con un buen sentir”.

Daniel Trujillo, halló la piedra hace 40 años.

La acción conservativa tiene también un propósito: impulsar la económica de los habitantes de esta vereda del Valle de Laboyos. Por ello, los ha llevado a cuidar la herencia que dejaron los ancestros en pro de un beneficio colectivo.

“Inicialmente, lo que más se busca y lo que ha hecho Faiver Augusto Vargas a través de las redes sociales, es darle visibilidad a esto. Por lo tanto, la misma gente de la vereda debe concientizarse del valor patrimonial que tenemos y conservar los petroglifos. La comunidad está comprometida y ayuda a cuidar. También, se está coordinando para hacer algunas mingas con el objetivo de hacer algunos kioskos y evitar así que el sol y la intemperie los deteriore. Y eso es lo que se busca, que la misma comunidad se comprometa a cuidarlas, además que se van a favorecer cuando pase esta pandemia con el desarrollo alternativo que genera el turismo”, indica Alexander.

Guaqueros están destruyendo petroglifos

De otro lado, el habitante de la vereda Floresmiro Salazar, asegura que la falta de concientización de parte de las entidades competentes hacia la comunidad ha hecho que muchos petroglifos fueran destruidos por guaqueros.

“Esta es la única que ha quedado aquí en este sector. Había más piedras con más figuras que esta, pero las han roto y las han despedazado porque la gente ha dicho que dentro de la piedra está el tesoro, que el indio hizo un roto y lo escondió”, dice Floresmiro. 

En este sector él ha identificado varias piedras que están en potreros y a disposición de cualquier persona que pueda dañarlas. “Los petroglifos son tan antiguos, nadie sabe cómo hacían esos caminos, las figuras y por qué”, precisa.

Diferentes figuras se logran divisar en la piedra.

Floresmiro indica, que tuvo que irse de la vereda, pero volvió 20 años después. Cuando volvió encontró un panorama desolador y triste para el patrimonio histórico y cultural. “Esas piedras ya las habían despedazado, estas eran mucho más grande que la del predio de don Daniel, tenía unas figuras muy lindas. Dijeron: ‘debajo de la piedra está el tesoro’, le dieron maceta y la rompieron”, detalla.

¡A cuidarlos!

El llamado insistente de Faiver, Alex, Daniel y Floresmiro, es que las entidades encargadas velen por el patrimonio histórico y cultural del Departamento del Huila, y a la comunidad para que ayuden a preservar los petroglifos, porque cada día se deterioran más o los guaqueros aprovechan el abandono en el que están y los destrozan para supuestamente sacar oro.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctenos vía WhatApp