Murió Manuel Céspedes, el creador de carrozas de mitos y colores

0

Redacción Especial

De repente le llegó la muerte a Manuel Céspedes, uno de los artesanos que en época de San Pedro creaba carrozas míticas y llenas de color. En horas de la noche, mientras transcurrían las tradicionales rondas sampedrinas se anunció la fatídica noticia que llena de luto a la cultura del departamento del Huila. Manuel Céspedes, el carrocero dejaba el mundo terrenal víctima de un infarto.

Manuel Céspedes, el hombre de las carrozas inicio trabajando con pesebres, y pequeñas obras, luego gracias al apoyo de la administración departamental se vinculó al festival folclórico y pudo realizar sus primeras carrozas. Poco a poco fue escalando y creciendo en ámbitos creativos y económicos.

Él no sólo fue un artista. En su trasegar por la vida fue un funcionario dedicado, que trabajó en colegios públicos, en la Alcaldía de Neiva, en la Registraduría del Estado Civil y el Seguro Social.

Pero su arte demandó mayor tiempo y la pasión resultó triunfadora, así que el artista se quedó haciendo lo que más le gusta. Céspedes, trabajó en un taller ubicado en el barrio Rojas Trujillo. Allí, duerme y vive todo su proceso creativo.

Su contextura mediana, sus ojos cansados y sus gestos delicados, evidencian las arduas jornadas de trabajo a las que se somete pero también la atenta y fina forma en que se dedica a las figuras y estructuras que conforman sus carrozas. Su taller es un lugar, literalmente, de puertas abiertas. Mujeres y hombres de distinta edad la habitan diariamente para ayudar a que cada idea de Manuel se materialice en uno de esas fantásticas composiciones por las que es valorado.

Sus años de trabajo y su talento, le permitieron darse a conocer, por eso era llamado a muchos eventos a nivel nacional, en sus constantes participaciones se encuentra el Reinado Popular, el Reinado Departamental, las festividades que se desarrollan en Cundinamarca e incluso trabajó en parte de la escenografía de dos capítulos de la serie El Capo, realizada por la cadena Fox y RCN.

Y ese amor por su oficio fue contagioso y le permitió generar empleo. En uno de sus diálogos con esta CASA EDITORIAL, Manuel Céspedes recordaba que en ese año trabajó con un surtido grupo de 20 personas, algunas incluso de otros lugares, como Nariño.

La fama y su trabajo permitió que otros artistas jóvenes motivados por su trabajo y llegasen a la ciudad de Neiva para trabajar en las carrozas y los escenarios que solía preparar para gran número de festivales alrededor del país.

Con los años, su taller se volvió un negocio de familia, desde su madre hasta amigos cercanos trabajaban en el taller, colaborando con distinta clases de tareas, todos con entusiasmo al notar que cada esfuerzo da forma a una pieza que vendrá a dar más tono a un hermoso trabajo final.

En aras de la innovación, Manuel Céspedes comenzó a utilizar para sus carrozas y demás trabajos artísticos, el icopor. Las figuras talladas gozan de acabados más pulidos y la pintura imprime más profundidad a través del uso de las sombras, lo que parece magia y da más vida a los personajes míticos del Huila que Manuel representa.

Sus carrozas desfilaron por Colombia

Su obra siempre gustó; tanto que en el Reinado Nacional del Turismo en Girardot, no solo realizaba carrozas sino también escenografías. Era conocido también en La Dorada, Caldas. En Bogotá y en Santa Marta. Las figuras de grandes proporciones que manejaba y los colores vivos inspiraban siempre sonrisas y aplausos entre los espectadores.

Para quienes lograron admirar su trabajo, notaban los grandes avances que como artista alcanzaba en sus elaboraciones. Antes las estructuras de hierro y alambrón, a pesar del buen trabajo de pintura y la evidente pericia con que se trabajaban, seguían evidenciando su estructura metálica, ahora el icopor permitía mayores curvas y otras formas que antes no eran posibles. “Tallar las figuras en icopor me permite realizar más detalles, las figuras se ven más reales y puedo trabajar distintos tamaños”, explicaba.

Cespedes, era un amante de la mitología y sobre todo de la región sur de Colombia, en especial el Huila.

Quizás muchos visitantes que en otrora visitaron al Huila en época de festividad recuerden las imágenes del Poira, la Madre Monte, la Pata Sola, entre otros, a una gran escala. Gigantes de la historia oral de nuestra tierra, esas eran creaciones de Manuel Céspedes, el carrocero lleno de creatividad.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.