muertes selectivas en límites de Huila y Cauca

397

La racha de muertes que se presentaron la semana anterior en el occidente del Huila, en límites con el vecino departamento del Cauca prendió las alarmas sobre la presencia de presuntas disidencias de las Farc o de una banda organizada que quiere sembrar el terror en esa zona.

Los primeros hechos se dieron el pasado11 de octubre en la vía que de La Plata conduce a Inzá, Cauca, a solo tres kilómetros de la zona urbana del municipio de La Plata, cuando el islero y el vigilante de una estación de gasolina de ese municipio fueron asesinados. Según las investigaciones que han realizado las autoridades el agresor utilizó un fusil.

Los videos de las cámaras de seguridad de la zona muestran que cuando eran apenas las 9:20 de la noche, el asesino llegó con la cara cubierta con un pasamontañas, botas estilo militar y portando un fusil.

En la estación de gasolina se encontraban trabajando como islero Jhon Jairo Cárdenas Collazos, y prestando seguridad Luis Eduardo Vega Penna.

Según las primeras versiones el sujeto llegó fue a atracar la estación de gasolina, pero al darse cuenta que los hombres no tenían el dinero de la venta del día decidió abrir fuego contra ellos.

El primero en ser impactado por los tiros de fusil fue Jhon Jairo Cárdenas Collazos, le propinó dos disparos impactándolo en el cuello y la barbilla. Luego la emprendió contra el vigilante, Luis Eduardo Vega Penna y le disparó en la cabeza, causándole la muerte de manera inmediata. Los vecinos del lugar al escuchar los disparos dieron aviso a la Policía, que llegó al lugar pero el asesino ya había huido.

Al otro día de sucedido el asesinato de los dos trabajadores de la estación de servicio, se escucharon versiones de que el autor del doble homicidio podía ser un soldado de la base militar que se encuentra en la región, por lo que el mismo comandante de la Novena Brigada del Ejército, coronel Óscar Armando Rodríguez Ruiz, se desplazó a La Plata para hacerse cargo de la situación.

MUERTES SELECTIVAS

Pero en el occidente del Huila no habían terminado de reponerse del asombro que causó la muerte de los dos empleados de la estación de servicio, cuando ya se conocía de la muerte del  joven Jhon Freider Yandy Cayuy de 19 años de edad, en zona rural, límites entre los departamentos de Huila y Cauca.

El homicidio se presentó la noche del pasado martes en jurisdicción de la vereda Araujo del municipio de Páez Belalcázar, departamento de Cauca, límites con el municipio de Nátaga.

Según testigos aproximadamente a las 5:30 de la tarde del martes llegaron cuatro personas a la casa de la víctima y se lo llevaron. Horas  más tarde, el cuerpo sin vida de Jhon Freider fue hallado en la carretera, en el sector del cruce hacia la vereda Araujo, con varios impactos de bala.

Al parecer al joven le propinaron 18 impactos con arma de fuego. Se presumía que el asesinato se realizó utilizando un fusil. Según personas que tuvieron contacto con el cadáver, este presentaba impactos de fusil.

El joven fue sepultado en Nátaga. Pero lo más triste y lo que tiene a los habitantes de la zona limítrofe de los departamentos de Huila y Cauca asustados, es que todavía no terminaban de enterrar a Jhon Freider cuando se conoció que la situación se repetía. Esta vez la víctima era William Humberto Hernández Giraldo, fue asesinado de 16 impactos de bala. El crimen se registró en el sector de la vereda Rio Negro, municipio de  Páez Belalcázar, departamento de Cauca, límites con el municipio de Nátaga.

Seis sujetos armados llegaron hasta la vivienda de Hernández Giraldo, siendo aproximadamente las 8:40 de la noche del jueves anterior para asesinarlo. Lo que llama la atención de las autoridades es que en ambos casos se registra el mismo modus operandi,  varios sujetos llegaron hasta las casa de las víctimas, para sacarlos y luego perpetrar los homicidios.

LO QUE DICEN LAS AUTORIDADES  

El comandante de la Novena Brigada del Ejército, coronel Óscar Armando Rodríguez Ruiz, desde el mismo momento del asesinato de los dos trabajadores de la estación de servicio en La Plata, se apersonó de la situación en coordinación con la Policía, la Fiscalía y los alcaldes de los municipios de La Plata y Nátaga.

“Estamos los organismos de seguridad investigando para establecer quien fue el responsable, por el momento no tenemos una certeza de quien se trata”, dijo el coronel Rodrigué.

Aclaró que en los casos de los dos jóvenes no se utilizaron fusiles, los crímenes se habrían realizado con armas cortas. “Lo que se ha logrado establecer es que en el caso de los asesinatos realizados en la zona limítrofe no se han utilizado fusiles, la autoridad correspondiente está a cargo de la investigación”, señaló el comandante de la Novena Brigada.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctenos vía WhatApp