Las bibliotecas públicas del Huila tienen un nuevo aire

388

Tiene idea de cuántas bibliotecas públicas hay en el departamento del Huila, y qué pasa en ellas? De seguro que pocos conocen la respuesta. Pues bien, la totalidad de sus municipios han recibido esta dotación y en el momento se cuenta con 41 bibliotecas públicas y 3 en resguardos indígenas, ancladas a la Red Departamental de Bibliotecas que hacen parte a su vez de la Red Nacional.

Algunos municipios han ido más allá y han logrado el apoyo de la embajada del Japón en la construcción de sus instalaciones, caso Timaná, Tarquí, Guadalupe y Yaguará, y Ecopetrol ha hecho lo mismo con la estructura de la biblioteca de Aipe.

Así, hoy en día el departamento tiene cobertura del 100% afirmando su capacidad en bibliotecas públicas, y ocupa el noveno puesto entre los 32 departamentos más lectores de Colombia.

¿Cómo logra esto? Recientemente, la Gobernación del Huila logró 5 bibliotecas públicas para el departamento que fueron aprobadas, 3 de ellas ya están construidas en Iquira, Teruel e Isnos. Son espacios de 600 metros cuadrados, con un costo de alrededor de los 1.800 millones de pesos. Están pendientes por construir y dotar las de Rivera y La Plata, que valdrían unos 1.200 millones de pesos más.

El año anterior, 180 mil libros se gestionaron por parte de la Secretaría de Cultura ante el Ministerio, que fueron repartidos en las bibliotecas del departamento. Además, este año la Biblioteca Departamental Olegario Rivera recibió una inversión de aproximadamente 600 millones de pesos en mejoramiento de infraestructura, nueva estantería y computadores, renovación de sillas, mesas y aires acondicionados, todo para ofrecer un mejor ambiente. Es de destacar que cuenta con una sala de discapacidad, la octava que se creó en el país, y allí se han hecho libros en el lenguaje Braile para las personas invidentes.

Las bibliotecas públicas municipales cuentan hoy con una sala de lectura, sala de cómputo y una biblioteca infantil, todas abiertas y al servicio del público. Están dotadas no solo de libros sino de computadores, y otros elementos para el uso y apropiación de las Tics,  como tablets, pantallas, video beams, y cámaras fotográficas.

A la par, los bibliotecarios se capacitan, por lo menos 2 veces en el año, incluso se llevado un proceso con el Sena de crear un tecnólogo en bibliotecas públicas.

De esta manera, actualmente las bibliotecas públicas evidencian una renovación, un nuevo aire, un pensamiento y una adopción completamente diferente de lo que significa la lectura y que ésta tiene diferentes formas.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctenos vía WhatApp