La indisciplina social, aumenta contagios en el Huila

88

Al corte del 14 de agosto, el departamento acumula 2.186 casos confirmados, 1.140 pacientes recuperados y continúa con 983 casos activos en los diferentes municipios. En comparendos se han colocado más de 8.914 desde que se inició la pandemia para el Huila. En Neiva, la cifra es de 19.607 comparendos por desacato a curentena.

Primera Plana/ 24-7 Semanario

El buen control que tenía el departamento del Huila en el manejo de la pandemia se ha ido perdiendo poco a poco a pesar de las medidas contrarrestadas en su momento por las diferentes autoridades. La razón, la indisciplina social sobre todo en días sabatinos y festivos así lo demuestra.

Al corte del 14 de agosto, el departamento acumula 2.186 casos confirmados, 1.140 pacientes recuperados y continúa con 983 casos activos en los diferentes municipios. En atención hospitalaria se encuentran 65 pacientes, 28 en Unidad de Cuidados de Intensivos y 37 en sala general, con reporte de estabilidad en su condición.

En lo que respecta a los casos de mortalidad continúan aumentando, al corte de la misma fecha, se definen 37 casos de muerte relacionadas con la enfermedad, 4 casos de muertes coincidentes y 22 casos de fallecimientos que se encuentran en estudio por parte del Instituto Nacional de Salud.

Las celebraciones clandestinas y sin ningún tipo de control de bioseguridad ha hecho
que las autoridades impongan los respectivos comparendos.

A “frenar” la indisciplina social

Fue hasta el 6 de marzo cuando el Ministerio de Salud y Protección Social confirmó el primer caso de Covid-19 en Colombia luego del análisis practicado a una paciente de 19 años. A partir de entonces ha aumentado la tasa de contagios y empezamos a hablar de una “indisciplina social” que, por cierto, ha caracterizado a una parte de la población durante el transcurso de la pandemia.

No ha existido ciudad o pueblo en Colombia en donde estos brotes de indisciplina no se hayan presentado con las debidas excusas o razones de todo tipo. Un fenómeno que, por supuesto, existía desde antes pero que la pandemia puso en evidencia.

Y el Huila, no ha sido ajeno a ello. Al corte del 14 de agosto, Neiva es el epicentro de la pandemia con 1.167 contagios, seguido por el municipio de Gigante que reporta 205 y luego Pitalito con 153. Estos son los primeros puestos de localidades que en el departamento elevan las cifras de coronavirus.

A diario las autoridades reportan centenares de comparendos por el no acatamiento de las normas establecidas para mitigar el pico de pandemia; en este sentido, más de 8.914 personas han sido sancionadas por el no acatamiento de las medidas adoptadas para evitar la propagación del virus en los diferentes municipios del Huila. En Neiva, el reporte señala que van 19.607 sanciones por desacato a la cuarentena.

Patrulla anti Covid-19

Precisamente la capital opita presentó hace unos días a la comunidad su estrategia de “Patrulla anti Covid”; una iniciativa de trabajo articulado entre la Secretaría de Salud, Secretaría de Gobierno, Secretaría de Cultura, Dirección de Justicia, Dirección de Seguridad y Convivencia y con el acompañamiento de la Policía Metropolitana.

La estrategia, según indicaron realizará un acompañamiento minucioso de pedagogía en todos los sectores del municipio, para promover el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad y las normas establecidas por la Administración Municipal para evitar el contagio.

El Secretario de Gobierno, Faiver Hoyos Hernández resaltó la labor preventiva que tendrá este grupo interdisciplinario.  “Es una patrulla para reiterar la prevención, pero si alguien no cumple con los protocolos que están establecidos, por ejemplo, pico y cédula, tapabocas, distanciamiento, haremos la tarea preventiva,  sin duda alguna es la manera de poder ayudarle a la gente también a entender que está en juego la vida y que tenemos que protegernos”.

Hay que tener en cuenta que uno de los indicadores que las autoridades observan de manera meticulosa para determinar si se endurecen o no las medidas de emergencia, son las tasas de incidencia por número de habitantes, lo que en estos momentos hace necesarios los procedimientos que se están poniendo en práctica en Neiva y municipios del departamento.

A la ciudadanía las autoridades le solicitan acatar las disposiciones de pico y cédula,
para evitar sanciones.

Disciplina social

Es por ello que el llamado reiterativo de las autoridades civiles y militares, ha sido a la disciplina social, la cual se constituye en una importante clave en la lucha contra el coronavirus y que hasta el momento es lo que se tiene a la mano y será lo que posiblemente permitirá que el departamento del Huila, pueda lograr que se consiga un equilibrio entre salud y vida productiva, para lo cual es menester la participación de cada uno de los ciudadanos.

El éxito del mensaje que invita a quedarse en casa para protegerse del coronavirus, lamentablemente desembocó en una parálisis de sectores productivos enteros y en la exacerbación de las inequidades sociales que venían existiendo desde muchos años antes de la aparición del coronavirus.

Para el Gobierno y las grandes empresas es el momento de encontrar nuevos mensajes, así de poderosos y sencillos como el ‘Quédate en casa’, que encarnen estas fases de reactivación de la economía en medio de la pandemia.

Indiscutiblemente todo esto ha implicado un desafío para las administraciones en materia de vigilancia, control y el liderazgo para tomar decisiones que no sean catalogadas como impopulares, pero simultáneamente traslada a los ciudadanos y a las empresas una mayor dosis de cuidado individual y de responsabilidad social.

En días pasados se permitió la reapertura de pequeños negocios, como peluquerías, centros comerciales y servicios médicos, lo cual se constituye como una aceptación gubernamental en el marco de la necesidad de ingresos para frenar las liquidaciones de pequeñas empresas y minimizar los despidos.

Sin embargo, esta decisión debe ser correspondida por estas empresas, sus empleados, sus clientes y sus usuarios con el cumplimiento estricto de los protocolos sanitarios, los límites en el aforo y el uso del tapabocas.

Si bien la vigilancia sanitaria y la preparación del sistema de salud continúan con una alta responsabilidad del Gobierno Nacional, el desconfinamiento tendrá un ritmo marcado por la disciplina colectiva, el cuidado individual y la responsabilidad empresarial.

Lo que seguramente se logrará en la medida que utilicemos el tapabocas bien y que nos lavemos las manos cada 30 minutos, que haya distanciamiento físico y que nos convenzamos que aún no podemos retomar la vida social normal, pero si existe indisciplina social como se está viendo en estos momentos, los esfuerzos de unos pocos serán en vano.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctenos vía WhatApp