La fe y el trabajo disciplinado, claves del título del Atlético Huila en la B

0

Cuando se dialoga con el director técnico del Atlético Huila Dayron Alexander Pérez Calle, ex jugador del fútbol colombiano y hoy entrenador campeón del Torneo de Segunda División en Colombia, por delante está Dios, luego la mentalidad, disciplina y trabajo en equipo. Aunque fue criticado fuertemente por algunos, al final del año pasado fue aplaudido por la hazaña y el título que acerca al ascenso al elenco huilense.

Por: Isauro Quintero Barrera
Twitter: @chequiba
Instagram: chequiba
Especial/24-7Semanario

‘El Gato’, muchos le dicen así y es que en el departamento cuando estuvo integrando el Atlético Huila como jugador en el año 2013 y 2014 logró ganarse el cariño de los hinchas y los seguidores del fútbol por su dedicación, gallardía y buen juego en cada partido, hoy varios años después tuvo su segunda oportunidad, ya había sido director técnico encargado, luego volvió a asumir el año pasado tras la dimisión del argentino Flavio Robatto y ahora es admirado por la escena futbolera nacional tras haber logrado el título del Torneo BetPlay 2020 y con un paso al ascenso el gran objetivo del nuevo año.

Sus años de experiencia como jugador le han permitido consolidar el manejo de grupo como técnico, de hecho, es estudioso, creyente, dedicado y ha manejado la resiliencia a grandes topes, “uno tiene que buscar ese complemento entre la práctica, lo vivido, lo teórico o la parte académica, ya tuve la primera experiencia en Europa que la verdad me despejó muchas dudas, me traje un aprendizaje muy grande desde España en el tiempo que pude estar e intercambiar conceptos” contó Dayron Pérez.

“Uno tiene que buscar ese complemento entre la práctica, lo vivido, lo teórico o la parte académica”.

El actual entrenador del conjunto huilense tiene 42 años, actualmente suma tres años y medio en sus estudios de Licenciatura en Educación Física y desde el 11 de febrero iniciará la capacitación para homologar la licencia Pro que le permitirá dirigir a nivel profesional, “tengo algunos cursos y capacitaciones en entrenamiento deportivo, periodización táctica, análisis de video y demás, aprovechamos los cinco meses de pandemia para estar en muchas charlas y actualizaciones virtuales con muchos entrenadores del mundo. Me gusta leer mucho sobre libros de fútbol, táctico, cognitivo, físico y mente”.

Entre la presión y la gloria

Para nadie es un secreto que los niveles de estrés y todo lo vivido el año pasado fueron al límite, pandemia, resultados, aceptando críticas y regulando la adversidad para sobresalir y salir adelante, la clave fue creer y levantarse en medio de la adversidad, “en cualquier camino profesional hay momentos de duda, difíciles, hay momentos que nos caemos, pero la diferencia la hacemos los que nunca dejamos de creer y nos levantamos inmediatamente y seguimos adelante; desde el primer día que asumo ese reto y compromiso con el club y con el equipo siempre fui claro con ellos que había un gran equipo, una gran familia, un grupo de seres humanos muy capacitados, llenos de condiciones y que lo que nos propusiéramos seguramente se iba a conseguir y se iba a lograr” explicó.

En el camino al título del 2020 fue clave según el timonel: ‘la fe, creer, nunca dudar, disciplina y profesionalismo’, Pérez se la jugó para que sus dirigidos creyeran, desarrollaran el juego y su metodología, si hubo resultados difíciles, “sobre todo en el partido con Cartagena de visitante, con el de Tigres en Bogotá, con Llaneros cuando perdimos de local, pero el equipo en el desarrollo nunca tuvo dudas que la propuesta se estaba haciendo bien, que se tenía que redondear con resultados, eso nos generaba tranquilidad y convencimiento, el grupo se fortaleció, se llenó de mucha fe y credibilidad y en el momento oportuno se dieron los resultados y el final que todos conocemos”.

¿Qué balance le dejó el 2020 en el tema profesional y personal?

Yo lo defino como positivo, muy esperanzador, me ilusionó mucho como termina el 2020 primero agradecido con Dios por premiarnos, por obrar  positivamente en un camino que no es fácil en una profesión, muy consciente que esto recién inicia y tras de esos logros y victorias hay muchos tropiezos y muchas, Dios desde muy pequeño me ha ayudado a seguir adelante y acercarme a mis sueños, primero como jugador, ahora como entrenador, desde el 2016 que mi corta carrera me da un logro que la verdad de corazón es muy importante para mí por el significado por el cariño que le tengo a la institución porque me abrieron las puertas en esta primera experiencia de entrenador.

En lo personal me da una responsabilidad mucho más grande, porque me obliga a seguirme preparando, capacitando, ya se dio un paso muy importante pero no creo que quede ahí, soy de las personas que le gusta pensar en grande y no confirmarme con lo mínimo, es un primer paso, se demostró que hay capacidad, cuando se trabaja con honestidad, uno se prepara, tiene resiliencia, se sobrepone a todas las adversidades los momentos positivos y de gloria seguramente van a llegar.

“Me gusta leer mucho sobre libros de fútbol, táctico, cognitivo, físico y mente”.

¿Cómo fue y sigue siendo esa experiencia de encarar un torneo en medio de una pandemia?

Fue muy compleja, muy atípica, muy difícil porque nos tocó adaptarnos y condicionarnos al día a día, una rutina y manera de vivir que no era la habitual. Pero los seres humanos somos resilientes, nos sobreponemos y nos tenemos que adaptar a diferentes situaciones, lo de la pandemia fue difícil para todos, de cambiar muchas cosas, siempre pensando en cada día mejor.

Los protocolos muy estrictos, muy condicionados, alejarnos de la vida social, acostumbrarnos a competir sin ese número doce que es el hincha que alentaba positiva y negativamente, pero siempre en pro que las cosas se dieran mejor, ahí es donde agradecemos a Dios porque en medio de tantas situaciones difíciles nos premia de esa manera a todo el equipo y la institución, hoy por hoy ya más conscientes, más adaptados, ya con los hábitos más comprendidos y sabiéndolos llevar con seriedad, responsabilidad y saber que esto será largo y Dios es el único que sabe cuándo nos dará la posibilidad que esto se normalice, cómo sociedad tenemos que aprender a valorarnos, considero que tenemos que vivir más en pro de servir a los demás de ayudar, lo no pensar tanto en el yo, dejar lo material a un lado y cada uno aportar a un mundo mejor.

“En cualquier camino profesional hay momentos de duda, difíciles, hay momentos que nos caemos, pero la diferencia la hacemos los que nunca dejamos de creer y nos levantamos inmediatamente”.

¿Qué se aprendió con la pandemia y qué lecciones dejó?

La lección que me deja está pandemia es de muchas reflexiones, de valorar muchas cosas, que quizá se habían perdido, desde el mismo hogar que considero es algo muy importante, en compartir muchos momentos que estuvimos aislados, compartir más tiempo juntos, sentarnos nuevamente en un comedor todos juntos a comer, interactuar más, esto se había perdido por la tecnología, por el estrés laboral.

¿Cómo se sintió cuando una parte de la hinchada atacaba su nuevo regreso como técnico y usted fue finalmente quien le permitió al elenco ser el campeón del Torneo de 2020?

Sobre la hinchada solo tengo agradecimiento y gratitud, uno ya a través del tiempo aprende a convivir con la crítica y halagos, de jugador lo viví mucho tiempo y en muchos momentos, ahora de entrenador me tocó vivirlo fuertemente en la ciudad, siempre lo tomé de buena manera y las críticas siempre las recibí para prepararme mejor, para mejorar en algunos aspectos y lo único que tengo que es agradecimiento con la ciudad, el club, tengo un cariño inmenso, esto es lo único que puedo decir sobre los hinchas del Atlético Huila.

Con más cabeza fría, ¿Cuál fue la clave para ser el campeón del Torneo BetPlay?

Primero convencer el grupo de jugadores, invitarlos a que creyeran en una idea de juego, en una identidad, en una puesta arriesgada y evolutiva siendo muy propositivos, ofensivos, de salir a todos los estadios a querer buscar el resultado, siempre ir hacia adelante, ellos se convencieron, lo empezaron a desarrollar, lo almacenaron, lo comprendieron y a partir de ahí pese a que resultados no se deba nunca dejaron de creer, la clave fue el convencimiento, a partir de la fe y la credibilidad de lo que se estaba haciendo, Dios empezó a obrar y a premiar y nos llevó a alcanzar el título.

“La fe, creer, nunca dudar, disciplina y profesionalismo nos permitieron el título”.

¿Cuál ha sido el momento más feliz en el fútbol y el momento más triste?

Tengo dos momentos muy felices de mucha satisfacción, de mucha alegría y que quedan almacenados en el corazón, el título con Once Caldas en el 2009 y el 2020 con Atlético Huila de entrenador, de los más tristes ver descender al Atlético Huila y no poder en ese momento haber hecho algo para ayudarlo.  

¿Cuál ha sido el momento más feliz en la vida personal y el más triste?

El más feliz en el tema personal fue poder salir adelante luego de un momento más triste de mi vida que fue perder a mis padres, pero inmediatamente el más feliz fue sentir la mano de Dios el querer ayudarme a salir adelante a pesar de no contar con ellos, lo resumo en esos dos momentos muy puntuales, tener la capacidad de no dejarme llevar en una vida no correcta.

¿Cómo avanzan las cosas con el grupo actualmente?  

Muy contento y muy satisfecho por el equipo como se conformó para este 2021, feliz, muy agradecido con la institución, con los directivos, con Carlos Patarroyo y con Carlos Perdomo por darle continuidad a una base y nómina que fue determinante para el título del año pasado, me parece que los refuerzos también muy acertados, creo que era lo que pretendimos, buscamos y pedimos, ya con ese primer inicio de dos de los seis que llegaron muy satisfecho y contento por la responsabilidad, por la disciplina, compromiso como se unieron al grupo, como interpretaron rápidamente lo que el equipo viene desarrollando.

Tuvimos un buen inicio ante Bogotá F.C, quiero resaltar que los debutantes lo hicieron muy positivo, por su grado de madurez se adaptaron, muy satisfechos por ese inicio, esto ilusiona positivamente, pero con humildad y con los pies sobre la tierra que va hacer un camino difícil, porque este torneo será mas complicado, porque ya nos tienen analizados, nos conocemos más como rivales y van a tener muchas más precauciones por lo que tendremos que tener más paciencia para sobreponernos con esos juegos.

Preguntas rápidas

¿Cuál es su sueño?: tengo muchos, los inmediatos es poder tener al Atlético Huila en mayo en primera división, es uno de todos y personalmente.

¿Libro para leer?: Jugar con el Corazón.

Color Favorito: Negro.

Café o chocolate: Chocolate.

Música favorita: Las baladas.

A parte del fútbol qué otro deporte: soy apasionado en muchos deportes, tenis de campo, tenis de mesa por nombrar algunos.

Si tuviera la lámpara de Aladino y le cumpliera tres deseos, ¿cuáles serían?: el primero: tener mis padres vivos, poderlos disfrutar y poder compartir con ellos; dos: en mi vida no cambiaría nada, pediría que no halla pobreza, maldad en el mundo, más igualdad y que no halla odio ni rencores.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.