‘La Bonanza’, una finca agroturística llena de tradición

0

La finca hace parte de “La ruta mágica del café”, la cual está integrada por los municipios Gigante y Garzón; en ella, se le apuesta a un agroturismo, donde las personas pueden conectarse con la naturaleza y disfrutar de su gastronomía.

Especial/24-7Semanario

En el centro oriente del Departamento del Huila, exactamente en Gigante-vereda Tres Esquinas, se encuentra la finca ‘La Bonaza’, un proyecto que surgió para darle un plus a la oferta turística, pero mezclando sus aliados estratégicos: gastronomía, historia y conexión con la naturaleza. Además de ello, la calidez humana de su personal hace aún más de este lugar, un atractivo para visitar.

Según su propietario, el ingeniero Luis Alberto Tamayo, esta idea se comenzó a ‘tejer’ hace 48 años cuando esta finca fue adquirida por Gustavo Ortiz y Alcira Martínez de Ortiz, quienes se maravillaron de las bondades de dichas tierras y de sus paisajes, en donde no solo crecieron sus hijos, sino que visionaron su proyecto de vida.

Fotos Finca ‘La Bonanza’

Años más tarde, y gracias al potencial paisajístico y a las adecuaciones hechas a la finca, los cuatro herederos de ‘La Bonanza’ deciden mancomunadamente y en consenso, emprender el proyecto agroturístico para el goce y disfrute de propios y visitantes.

“Para Gustavo fue su sueño como giganteño, como director durante 13 años de la concentración Jorge Villamil Cordovez y como cafetero. De esta manera, ‘arranca’ la ejecución del sueño de sus herederos en un proyecto productivo, pero también en un proyecto agroturístico”, relató Luis Alberto Tamayo, quien es esposo de Rosario Ortiz, o ”Rosita” como la conocen sus allegados y quien es una de las herederas de la tradicional finca ‘La Bonanza’.

Allí, el turista vive una experiencia única con la naturaleza.

Inicia la aventura

El 5 de enero de 2021, ese sueño y apuesta productiva, se hizo oficialmente realidad a pesar de la pandemia. La fecha, permitió dar apertura al público para su goce y disfrute de las instalaciones de la finca y de paso aportar su granito de arena a la generación de empleo en la ‘Capital Cacaotera del Huila’.

“Se dio apertura con una previa generación de expectativa desde noviembre de 2020, en el cual se valida el proyecto y con la aceptación de una nutrida población del Departamento del Huila, se consolida para arrancar este proyecto”, sostuvo su propietario.

La propuesta de valor de la finca ‘La Bonanza’ está enmarcada en desarrollar para sus huéspedes y visitantes, una experiencia única, por la calidad de sus servicios.

“El validar el concepto y las hipótesis a través de este emprendimiento, no ha sido fácil; pero se hizo por medio de metodologías ágiles, permitiendo que fueran los mismos clientes los que le dieran el visto bueno y permitiera dar un punto para continuar con esta maravillosa oferta de servicios que tiene la finca ‘La Bonaza’”, indicó Luis Alberto Tamayo.

La finca todo lo produce para ser auto sostenible.

El nombre de esta finca conjuga una actividad multipropósito: por un lado, la productividad y por otro, todo el accionar de los servicios agroturísticos que ofrece, expresa y aceptan los visitantes y los huéspedes para vivir una experiencia única.

Experiencia natural

Y es que esta finca es un espacio para disfrutar de la naturaleza en un ambiente privado y único, donde sus visitantes pueden encontrar servicio de restaurante y bar, con cocina típica, nacional e internacional; usando como medios de cocción el horno de leña, bocanas con leña, parilla con carbón y estufa a gas.

“Los huéspedes y visitantes no olvidarán lo vivido en ‘La Bonanza’ donde se hace sentir definitivamente que, en una finca de orientación cafetera, se pueden trascender en experiencias que van más allá de la caficultura, donde se goza de paisajes, tranquilidad e interacción con la naturaleza, una amistad intima con la fauna y flora, pero además el confort y la buena atención”, sostuvo Tamayo.

Sus propietarios Luis Alberto Tamayo, quien es esposo de Rosario Ortiz, o ”Rosita” como la llaman sus allegados.

Así mismo, sus visitantes podrán realizar un tour de la productividad, en donde disfrutarán de un recorrido y conocimiento a través de senderos de las diferentes unidades productivas: café, frutales, hortalizas, pancoger, piscícolas, invernadero; además de una fogananza, es decir, de una fogata nocturna con la participación de los huéspedes asando alimentos en el fuego, compartiendo de una deliciosa velada acompañada de bebidas para calentar el cuerpo y el alma.

“La finca tiene 9 hectáreas las cuales todas están en producción; la constituye las unidades productivas en café, frutales, plátano, hortalizas, aguacates, en flores y ornamentación; con todo este escenario maravilloso de una producción sostenible se hace hoy en día como atractivo turístico en la finca ‘La Bonanza’ el tour de la productividad, la cual incluye la producción piscícola”, sostuvo Luis Alberto.

Cocina participativa. Servicio de restaurante y bar, con cocina típica, nacional e internacional; usando como medios de cocción el horno de leña, bocanas con leña, parilla con carbón y estufa a gas.

Esta es la primera vez después de 48 años de historia de finca “La Bonaza” que se ha llevado una experiencia única, al producir y consumir su propio café. “Pasamos de vender el café mojado a vender café tostado y empacado. Es así como se ha validado a través de análisis físicos y sensoriales que, el café de ‘La Bonanza’ es de alta calidad, donde la historia se cuenta desde don Gustavo Ortiz, y en honor a él, se le pone el nombre al empaque del café”, contó Tamayo.

Ruta mágica del café

Esta finca hace parte de una alianza entre Gigante y Garzón denominada “La ruta mágica del café”, la cual busca consolidar una mejor oferta de servicios, donde todos los actores protagónicos de este ecosistema turístico, se benefician, integran y salgan ganando por la calidad de su oferta.

Cabe mencionar que, la economía de Gigante se basa principalmente de la producción de café y cacao; este último ha potencializado al municipio, por ello familias visionarias y emprendedoras se han sumado al auge de las fincas agroturísticas.  

Lo anterior se corrobora con el impacto positivo de propios y turistas al conocer la belleza de finca “La Bonanza”, pese a que hace poco se dio apertura.  Precisamente, este auge es gracias a la oferta y servicios que están disponibles para que las personas vivan más que una experiencia y se lleven un grato recuerdo.

Finalmente, Tamayo invitó a propios y visitantes a conocer este proyecto agroturístico para que lo disfruten, aprendan y conozcan todo lo que ‘La Bonanza’ tiene para mostrar y contar, porque la tradición de esta finca y su gastronomía marca la diferencia entre las demás.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.