“Estoy dispuesto a escuchar propuestas para poder dar el salto al profesionalismo”: Yuberjen

124

Un segundo podio en unos Juegos Olímpicos es el anhelo del boxeador colombiano Yuberjen Herney Martínez Rivas quien en Río de Janeiro en el 2016 ganó medalla de plata, ahora a un año de un nuevo reto, con cambio de categoría y con proyectos de su posible profesionalización en la disciplina la preparación del talentoso deportista no para.  

Por: Isauro Quintero Barrera
Twitter: @chequiba
Instagram: Chequiba
Espeial/24-7Semanario

Yuberjen el boxeador medallista de plata de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro hizo una pausa en su concentración en Bogotá y rememoró episodios de lo que fue su gesta para convertirse en el más importante en su disciplina y con la proyección de un oro en unas justas orbitales para Colombia, la clasificación a Tokio fue noqueada por la pandemia del coronavirus y cuando se encontraba alistándose para viajar a Buenos Aires Argentina al torneo clasificatorio no pudo tras la emergencia sanitaria.

Hay varias incertidumbres positivas que rodean en la mente del boxeador, una son las propuestas de su profesionalización ya que ha recibido ofertas y la otra es lograr clasificarse a los Olímpicos de Tokio para nuevamente hacer historia, “estoy a la espera de una promotora para poder dar el salto al profesional, pero si tengo los oídos dispuestos a escuchar propuestas para poder dar el salto al profesionalismo”.

“Estoy a la espera de una promotora para poder dar el salto al profesional”.

El antioqueño nacido en Turbo junto a la medallista Ingrit Valencia y el boxeador Jorge Luis Vivas fueron quienes clasificaron en 2016 en el Preolímpico Continental, los resultados a Yuberjen le permitieron cumplirle el sueño a su mamá de construirle una casa y el sueño dorado continúa, hoy recuerda cómo fue su niñez, “recuerdo mucho mi hiperactividad siempre lo he sido así, muy inquieto, pienso que ahora con todo lo que está pasando en este 2020 son cosas muy relativas porque anteriormente tenía mucha más libertad, andaba de arriba para abajo, ahora por la cuestión de la pandemia y el virus, se me viene mucho a la mente eso porque la verdad era muy pero muy inquieto”.

En la historia del boxeo colombiano otros tres deportistas han ganado en Juegos Olímpicos medallas de bronce en el historial olímpico: con el peso ligero Alfonso Pérez, el pluma Clemente Rojas (ambos en Múnich-72) y el gallo Eliécer Julio (Seúl-88) y en Río 2016 en los 49 kilogramos Yuberjen logró lo que ninguno había logrado llegar a una final y terminar con medalla de plata.

Yuberjén añora la medalla de oro en unas justas orbitales.

¿Qué opina de la frase, cambiar de vida, no haces que olvides de dónde vienes?   

Yo nunca olvido de dónde vengo porque prácticamente son mis raíces y es mi lugar de nacimiento y de crecimiento, eso es lo que uno no debe olvidar, de dónde viene y para dónde va.

¿Qué recuerdas de la clasificación olímpica a Río de Janeiro?

Son muchas cosas, entre ellas una frase que me dijo el profesor Raúl Ortiz, él me decía lo que pensó se hizo y pienso que desde ahí para acá es donde más he explotado mi carrera como deportista, la otra fue dónde yo estuve a punto de no perder la final y bueno por cuestiones de mis compañeros era lo que a mí me entusiasmaba porque peleaba el mismo día que yo y venía bajando de peso, pienso que fue una gran motivación para yo competir en esa final a pesar que ya estaba clasificado a los Juegos Olímpicos.

Al llegar a la Villa Olímpica en Río, ¿cuál fue la sensación y qué es lo que más recuerda de esa experiencia?

Mi más grande impresión cuando llegué a la Villa Olímpica fue ver los comedores tan grandes, porque no había visto algo así de esa magnitud, con toda clase de comidas, culturas reunidas, también ver a muchos deportistas olímpicos que uno anteriormente los veía por televisión y nosotros ahí tan cerquita para mi fue algo impactante y es lo que más me queda en la memoria y en la retina.

“Recuerdo mucho mi hiperactividad siempre lo he sido así, muy inquieto”.

¿Recuerda lo sucedido en la final olímpica?

Lo que más recuerdo de ese combate es que empecé a pelear para atrás y para adelante, fue más de estrategia, recuerdo de un gancho que le metí al contrincante el cual cayó y el juez dijo que le pareció como un tropezón, como éramos guardias invertidos ósea él es zurdo y yo derecho, pienso que lo tomó por ese lado, pero yo soy consciente que sí le pude meter un golpe bastante fuerte donde el se fue a la lona, es la parte que yo más recuerdo.

¿Qué significado tiene para usted ser medallista olímpico?

Para mí significa mucho, aunque este ha sido uno de mis más grandes sueños, ser medallista olímpico, hoy gracias a Dios lo soy, agradezco a Dios, a cada uno de mis entrenadores, al Ministerio del Deporte que antes era Coldeportes, la verdad que para mí es un honor ser uno de los líderes impulsadores de este de este deporte como es el boxeo y el más grande en la historia que tiene Colombia.

¿Por qué cambió la categoría de 49 kg a 52kg?

Hay dos posibilidades por cual cambié de categoría, primero que en la categoría de los 49 kilogramos desaparece para el boxeo olímpico y segundo que ya me estaba dando muy duro bajar a los 49 kilogramos, estas serían las dos opciones que digo para subir a esta categoría.

“Yo nunca olvido de dónde vengo porque prácticamente son mis raíces”.

¿Qué se aprendió durante la pandemia y qué lección deja?

La pandemia deja muchos aprendizajes, el primero es que aprendamos a compartir, segundo aprovechar el tiempo, porque de verdad que, si hay algo más preciado que el oro y la plata es el tiempo, el tiempo que aprovechas al máximo con tus seres queridos, tus padres, hijos, hermanos y eso es lo más importante, es una gran enseñanza que deja esta pandemia.

¿Qué se ganó y qué se perdió durante la pandemia y el aplazamiento de los Olímpicos?

Se perdió el tiempo que habíamos estado entrenando, sacrificándonos, levantándonos todos los días a las 5:00 a.m o 4:00 a.m para llegar en optimas condiciones al clasificatorio, por lo que se aplazaron, se cancelaron los Juegos Olímpicos, todo se aplazó, pero por otra parte se ganó tiempo para reflexionar qué estábamos haciendo, qué podíamos corregir, qué debíamos hacer y eso es una gran ganancia para nosotros deportivamente hablando, a pesar que este tiempo aprovechamos con nuestros familiares al máximo eso fue el lado bueno.

¿Cómo va la experiencia de ser padre y deportista de alto rendimiento a la vez?

La verdad con estas experiencias quizás puedes tener muy poco tiempo de compartir con tus hijos, pero eso no te quita la responsabilidad de estar pendiente de ellos, de estar llamando, es duro porque no tenerlos cerca de ti es duro, pero escuchar que te diga papá, eso no es fácil, es algo que toca por el bienestar de ellos.

“Para mí es un honor ser uno de los líderes impulsadores de este de este deporte”.

¿Cómo está el cronograma competitivo?

Hemos escuchado de varias fechas, hay una para el mes de mayo, otra para el mes de marzo, esperamos que sea la de mayo porque de igual manera hay que estar atentos qué pueda pasar con el clasificatorio, porque el coronavirus aún está al asecho, todavía no pasa y hay que cuidarse bastante. En cuanto a la preparación estamos en concentración en Bogotá, estamos concentrados y estamos trabajando para darlo todo en el clasificatorio posterior a Tokio 2020.

¿Qué opinión tiene del aplazamiento de los Juegos Olímpicos?

Personalmente a mí me beneficia mucho, porque me puedo acoplar o tener mucho tiempo para lo del nuevo peso, o esta nueva edición que es la de 52 kilogramos y por ese lado me iría bien y me ha asentado bien, porque no hemos tenido tiempo de hacerlo, foguearlo y eso es lo más importante, y las desventajas es la lejanía y el tiempo que pasa porque todo pasa y uno se va envejeciendo y hay que aprovechar ese tiempo.  

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctenos vía WhatApp