El controvertido uso de las ‘Taser’

120

La utilización de este tipo de armas es muy controvertida. Amnistía Internacional ha denunciado que en Estados Unidos estas pistolas han provocado más de 500 muertes.

Especial/ 24-7 Semanario

Las pistolas ‘táser’ interfieren el sistema nervioso muscular e inmovilizan al sujeto con descargas eléctricas; son armas que disparan dardos punzantes de 50.000 voltios –voltaje que desciende al llegar al cuerpo del objetivo para paralizar al que recibe la descarga durante varios minutos, sin que se genere daño permanente. Pese a que la descarga es de unos 50.000 voltios, en contacto con la persona la descarga cae y convierte a esta pistola en un arma no letal.

Los defensores de estas pistolas recuerdan que lo peligroso serían los amperios, es decir, la corriente que transmita el aparato. En la pistola ‘Táser’ normalmente rondan los 2,1 microamperios (mA) y los 3,6 mA, con una energía liberada por pulso de entre 0,07 y 0,5 julios.

Existen dos tipos principales de armas ‘táser’: las pistolas que lanzan dardos, y el taser ordinario, que no dispara nada y tiene dos dientes o electrodos que sobresalen en un extremo. Ambas, como armas eléctricas, sólo las pueden usar “funcionarios especialmente habilitados”, es decir fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Las pistolas del primer tipo son las más efectivas, disparan dos dardos punzantes que, según aseguran desde Amnistía Internacional, tienen forma de anzuelo y “están concebidos para penetrar unos cinco centímetros en la ropa o la piel del sujeto contra el que se dispara y administrarle una descarga”.

En la pistola ‘Táser’ normalmente rondan los 2,1 microamperios (mA) y los 3,6 mA, con una energía liberada por pulso de entre 0,07 y 0,5 julios.

Cómo funcionan

Un informe realizado por miembros de la Unidad Central de Informática y Electrónica Forense de los Mossos d’Esquadra y del Instituto de Medicina Legal de Catalunya para los Cuadernos de Medicina Forense explica el funcionamiento de la pistola.

1. Se disparan los dos electrodos con forma de arpón.

2. Los dardos se clavan en el objetivo mientras el cable conductor los mantiene conectados a la pistola y se produce la descarga eléctrica.

3. La descarga continúa mientras el agente aprieta el gatillo, normalmente entre uno y cinco segundos.

Este mismo informe señala también que la pistola es más efectiva cuanto más separada esté del objetivo. Esto es porque, de los dos dardos que dispara, uno sale en línea recta y el inferior lo hace con cierta inclinación para así interferir “en una mayor superfie muscular”.

Esto quiere decir que es posible que a poca distancia sólo se clave uno de los dardos, por lo que el circuito no se cerrará y la persona no recibirá la descarga eléctrica.

Consecuencias del uso de las ‘Táser’

La utilización de este tipo de armas es muy controvertida. Amnistía Internacional ha denunciado que en Estados Unidos estas pistolas han provocado más de 500 muertes. El estudio publicado en Cuadernos de Medicina Forense, por su parte, asegura que no está claro si este tipo de armas son inocuas: “existen factores de riesgo potencial (cardiopatía previa, estado de intoxicación, etc.) que pueden ser desconocidos por parte de la policía en el momento de su utilización, y que pueden poner en peligro la vida de la persona que recibe la descarga”. Pese a esto, también consideran “controvertida” la atribución de muertes por estas armas, y aseguran que es necesario analizar “los posibles factores de riesgo asociados” para poder determinar si las ‘Táser’ han provocado una muerte en concreto.

Riesgo para la salud

El médico cardiólogo y electrofisiólogo, Alberto Negrete, explicó que “cuando una persona recibe una descarga con una pistola eléctrica, se produce una contracción muscular tan intensa, que la persona queda paralizada por algunos segundos”.

En estos casos, la intensidad y la cantidad de corriente que pueda recibir una persona con descargas de estos artefactos, también depende otros factores, según el concepto médico.

“Si la persona está sudada, la posibilidad de que la cantidad de energía que entre al cuerpo sea mayor. Si esta persona ha estado tomando alcohol o toma algunos medicamentos, esto puede favorecer la formación de arritmias y en algunos casos podría producir y paro cardiaco”, explicó el especialista.

En general, los cardiólogos consideran que las personas más vulnerables a las descargas de las llamadas ‘’pistolas taser’’ son aquellas con factores de riesgo cardíaco, arritmias o que usan marcapasos.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctenos vía WhatApp