El atroz encanto del Diego

660

Por Caly Monteverdi

¿Un Papa latinoamericano en el Vaticano? Menos pensé que iba a ser argentino. O que una compañera del colegio de mi prima iba a ser reina de Holanda, menos que uno de los jugadores más adorados del planeta como Maradona iba a encontrar en vida un reemplazante como Messi. ¿Cuántos países del lastimado tercer mundo se pueden dar estos lujos extraordinarios? Piénsenlo.

Recomiedo el libro de Marcos Aguinis: “El atroz encanto de ser Argentino” nos describe fabulosamente. Cita a Paul Samuelson que habló de 5 categorías de países: capitalistas, “socialistas” y del tercer mundo. Pero “hay 2 países muy peculiares e impredecibles: Japón y Argentina”. Esto lo dijo el mejor economista de la historia según algunos y gringo. Nosotros tenemos nuestra “viveza criolla” como en Colombia tienen su “malicia indígena”.

En “Dieguitos y Mafaldas” Jaquín Sabina nos anticipó lo que este trágico año 2020 nos iba a arrancar: el fabuloso Quino y el jugadorazo Diego Armando Maradona, inigualables. De un barrio muy pobre llegó a ser la persona más conocida de la tierra ¿acaso eso es fácil? Es fácil criticar. Como argentino elijo quedarme con los abrazos que generó en medio de injusticias sociales.

¿Sabían que en 1979 fue campeón de la sub-20 con Argentina en Japón a los 19? ¿Y luego pasaron 16 años hasta que Argentina en esta categoría pudo volver a festejar un título con Pekerman? Inigualable e histórico.

¿Ustedes se imaginan que venga un país europeo a reclamar San Andrés? ¡Como seres humanos imperfectos es tan difícil no mezclar las cosas! Mucha tensión post-Malvinas sentíamos en Argentina previo al partido contra Inglaterra en cuartos de final del Mundial de Mexico ’86. Maradona cambió la historia del 0 a 0 del primer tiempo.

Mientras se estaba cuestionando en los relatos de TV si su primer gol había sido o no con la mano, unos minutos después, nos regaló a todos el desahogo más grande: humilló a los piratas. Fue muy emocionante salir a festejar en las calles. Al Napoli también le cambió la vida: de evitar el descenso a dos Scudettos, una Copa Italia, una Supercopa y una Copa de la UEFA ¡que solo la ganaron 4 equipos italianos en su historia!

¿Nunca cometiste errores? Él también, pero jamás se robó plata pública perjudicando al pueblo y nunca abandonó a su familia. Fue el más destacado en su deporte, ¿Podés decir lo mismo en tu actividad?

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctenos vía WhatApp