Educación rural y urbana, dos caras de una misma moneda

86

El panorama de la educación en nuestro país tanto como en el campo como en la ciudad no es muy alentador, dos puntos de vista que trabajan directamente con la labor docente nos cuentan el gran esfuerzo que deben hacer con el fin de poder impartir una educación con la que el Estado tiene una gran deuda.

Por César Pérez Rojas
Especial/24-7 Semanario

Luis Fernando Abello Rayo, profesor de lengua castellana de la Universidad del Tolima, es un docente que actualmente pertenece a la planta municipal de la ciudad de Ibagué y que lleva varios años ejerciendo como docente en diferentes instituciones educativas en donde ha visto de cerca la situación actual de la educación en el país debido a su experiencia en zonas rurales en las que ha desempeñado su labor.

Su formación académica se remonta al año 2002 cuando por un gusto innato a la lectura entra a estudiar lengua castellana en la Universidad del Tolima, en donde recibe una muy buena formación según sus propias palabras, porque la mayoría de los profesores de los que recibió clases tenían muy claro como compartir su conocimiento mediante la pedagogía. Luego de terminar materias y graduarse como Licenciado es cuando sale a enfrentar la vida laboral y llega a una Fundación que trabajaba con escuelas rurales, una cooperativa que licitaba con la Secretaría Municipal de Ibagué y se encargaba de enviar docentes a veredas intrincadas entre las montañas del Tolima.

Abello expresa con gratificación en sus ojos que eso le llamó mucho la atención, ya que el objetivo de empezar a tomar esos pasos más que por necesidad de aplicar lo que aprendió en la academia, era para conocer más el contexto educativo en el país, una experiencia que duró aproximadamente dos años. Luego de eso las cosas se le mejoraron considerablemente, al ser nombrado por parte de la Alcaldía de Ibagué y empezar a trabajar directamente con el magisterio en zonas rurales, es ahí cuando conoce más de cerca el contexto en el campo y todas las dificultades que tiene que pasar para poder ejercer su labor docente.

“Con el anterior alcalde, Guillermo Alfonso Jaramillo, en la fundación en la que yo trabajaba se dio por terminada los contratos, algo que los profesores que estábamos laborando allí celebramos enormemente porque esa fundación lo que hacía era administrar los dineros y el pago no era justo con todos los docentes, el alcalde decide citarnos y de una forma ética podemos retornar a nuestros puestos de trabajo algunos en diferentes veredas creo que la decisión fue meritoria para nosotros” indicó el docente.

Trabajo en la vereda el Tambo

En el año 2016 Luis Fernando Abello es trasladado a una vereda que queda a una hora de Ibagué llamada el Tambo en la Institución Educativa José Joaquín Forero a dar clases de lengua Castellana en donde observa que la perspectiva que se tiene acerca de la educación rural no es errada puesto que las necesidades de los estudiantes son diversas debido a las grandes falencias, económicas, sociales, cognitivas, debido a diversos factores, pero con un gran protagonista, el Estado Colombiano, y su falta de compromiso con los estudiantes de estas zonas lo que lleva a tener en cuenta varias consideraciones no sólo en materia de infraestructura y alimentación escolar sino también en asimilar nuevas estrategias de aprendizaje con nuevos maestros, nuevas tecnologías y convenios interinstitucionales.

Sede rural colegio José Joaquín Forero, en la vereda el Tambo,
en medio de las montañas del Tolima.

La vereda el Tambo se encuentra en una montaña a la que se accede en un desvió entre la carretera que de Ibagué conduce al municipio de Cajamarca, lo que se conoce como la línea, a unos 45 minutos de recorrido. Es ahí en donde está una de las sedes del Colegio Nacional José Joaquín Forero, el cual consta de cuatro salones, un amplio patio de recreo, una cocina en donde se preparan los alimentos para los estudiantes y una especie de comedor en donde se consumen. En la institución tiene básica primaria y hasta el grado noveno de bachillerato, debido a las bajas matrículas.

“Empezando yo para poder llegar a la vereda me tocaba tomar muchos transportes para llegar a la vereda a dictar clases, a veces no podía coger el último vehículo que lo dejaba directamente en la zona veredal tener que caminar más de una hora subiendo una montaña ya que para llegar a la vereda hay que subir por un desvió de la carretera principal, y para bajar casi siempre al inicio me tocaba a pie”

En el colegio hay cuatro profesores, dos para primaria en un bloque, y dos para secundaria en otro bloque que queda al lado de los salones de los más pequeños, en donde los docentes se las han ingeniado con los horarios para poder asistir a todos los alumnos, una de las ventajas es que no son muchos, pero la carga para dar a varios cursos en un solo salón de por si es algo complejo. Una de las herramientas efectivas, ha sido la aplicación de una estrategia conocida como la Escuela Nueva, un concepto que viene de un proyecto de Inglaterra, aplicable a algunos sistemas educativos en Colombia y que se desarrolla  cuando el número de estudiantes es reducido, entonces se explican dos temas entonces en un salón hay dos grados de bachillerato y se parte el tablero en dos partes y se explica los dos grados esto hace que las clases sean muchas más extensas y no se dispersen mucho los temas porque algunos son compartidos en varios grados según el Ministerio de Educación Nacional.

El trabajo en la institución se realiza sobre todo por guías, las cuales son fotocopias que los docentes toman de libros para poder desarrollar las actividades debido a que los recursos tecnológicos son muy escaso, pero que pese a la ausencia de las herramientas tecnológicas, se logra hacer un buen trabajo con los estudiantes desde preescolar hasta la básica secundaria.

“Una de las falencias grandes que hay creo allá es la ausencia del estado cuando se piden algunos compromisos con ayudas la alimentación es muy buena para los estudiantes pero la, infraestructura tiene muchas fallas, ha sido difícil manejar a los niños por el encierro de la escuela, hay muchas deserción por el trabajo y por otros motivos personales de los estudiantes sin embargo como docente da la prioridad que ellos tienen que trabajar y hacer todo lo posible para llegar a unos acuerdos para que ellos puedan continuar con sus estudios y que no abandonen la formación académica.” Afirmó Abello Rayo.

Algunas de las actividades complementarias realizadas
por el docente Luis Fernando Abello.

Covid 19

Las cosas se pusieron más complejas ahora con la pandemia del Covid-19, ya que como Abello indica, la situación es crítica porque la señal de internet Wifi no está al alcance de ellos, algunos pocos pueden hacer recargas y a los docentes les toca enviar trabajos de manera virtual por medio de Whastapp ya que el uso de una plataforma educativa formal como tal es algo que no es viable con ellos, “Todo los día se envía trabajos se revisan con todas las áreas básicas como lo son Inglés matemáticas, español  sociales, ética, ciencia y artística de diferentes maneras no solo manualidades sino también teatro a través de la virtualidad los estudiantes se han visto desmotivados totalmente creo que en el contexto colombiano en las escuelas rurales la presencialidad es muy vital de acuerdo a lo mencionado a la falta tecnológica no es como en la ciudad que los estudiantes tiene un computador, la señal constante, tienen una plataforma y cumplen horarios a nosotros nos toca con guías y fotos.

Radiografía de la situación en colegios urbanos

Vladimir Rivera Barrera, docente del magisterio en la ciudad de Neiva y que lleva más de 15 años como maestro, expresó que la pandemia desnudo totalmente el sistema educativo y evidenció todas las dificultades que se están teniendo en estos momentos, en donde el andamiaje de la educación en colegios lo están realizando los docentes a través de diferentes herramientas tecnológicas desde sus casas y aunque la infraestructura dista mucho de ser la idónea, se trata de realizar la labor pedagógica.

Docente urbano Vladimir Rivera Barrera.

Se puede evidenciar claramente que en muchas instituciones educativas en la ciudad no cuentan con la infraestructura necesaria, en muchos casos los colegios son casas viejas y no instituciones como tal, es mal el nombre pues no cuentan con condiciones de seguridad como es la sismo resistencia, lo único que hace el gobierno es aplicarles pintura, hacer algunas reubicaciones y ya, dejando ver que la inversión real por parte del Estado es muy baja porque la matrícula es muy baja lo que origina que no sea rentable, dejando de lado que el colegio pueda tener fama y tradición.

Rivera, ve con preocupación que aunque estamos en pleno siglo XXI en donde se habla de competencias digitales, es las que los estudiantes son ciudadanos del mundo, estén desconectados sin internet, y expresa que aunque se habla de tecnologías 5g que deberían llegar principalmente a los colegios, lo cual es algo de suma importancia porque los estudiantes son simples operadores de la tecnología pero no razonan lo que están haciendo, ellos manejan un celular pero no saben capturar información son muy pasivos

“El llamado es a la dotación de una infraestructura moderna la planta física, los grandes colegios son bien dotados Liceo, Inem, IPC, Técnico, pero hay otros pequeños que no tienen esto pero son muy importante mantenerlos en las comunas puesto que todavía la gente confía por eso hay que mejorarlas. La idea es que la alcaldía desarrolle un proyecto para mejorar la planta física muy buenas conexiones a internet y la renovación de los equipos de cómputo porque hay muchos que están desactualizados re manufacturados que presentan muchas fallas o que se subsidie una campaña masiva con China, falta mucha voluntad política y a la educación no se le mete mucho los mandatarios viven pendientes de pavimentar las calles pero realmente en el eje fundamental no inyectan recursos” indicó Rivera Barrera.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctenos vía WhatApp