contratación del eje lúdico de Neiva

322

Las responsabilidades fiscales por el abandono de las obras del eje lúdico, recreativo y cultural, contratado por la Alcaldía de Neiva en la antigua ruta del ferrocarril, quedaron resueltas. La mayoría de los implicados, entre ellos dos alcaldes, fueron redimidos.

Por no devolver parte del anticipo desembolsado  y no ejecutado en el 2015 la Contraloría Delegada para Investigaciones, Juicios Fiscales y Jurisdicción Coactiva determinó la responsabilidad de la firma contratista. La empresa consignó el saldo sin los intereses respectivos lo que impidió que se archivara el expediente en el actual proceso.

En cambio absolvió fiscalmente a Camilo Andrés Pérez Sanabria, representante de la firma Ingearky Ltda, integrante de la Unión Temporal. Aunque figura con el 1% de la participación, no era miembro del consorcio. Al parecer, su firma fue suplantada.

Igualmente exoneró  de responsabilidad fiscal a los ex alcaldes de Neiva, Héctor Aníbal Ramírez y Pedro Hernán Suárez.

El fallo sin responsabilidad fiscal favoreció igualmente a  Andrés Espitia Duque, quien fungía como asesor de contratación y a la ex jefe de Planeación, María Amelia Monroy.  De acuerdo con los reportes de interventoría y la evaluación de la propia Fiscalía, las obras ejecutadas con el anticipo, aunque inconclusas, corresponden a la inversión que se ejecutó.

La decisión, contenida en el auto 1189 firmado por el director de Responsabilidad Fiscal, Néstor Javier Castillo confirmó  integralmente la medida adoptada en primera instancia proferida el 17 de mayo de 2018.

La obra se diseñó para recuperar ambientalmente parte del antiguo corredor férreo y convertirlo en un eje lúdico, cultural y recreativo. Sin embargo, los recursos provenientes de regalías petroleras quedaron sepultados a lo largo de la vieja ruta del ferrocarril cerca de las nuevas plataformas comerciales (San Pedro y San Juan Plaza).

La primera fase debía ejecutarse en seis meses en la margen de seguridad de la carrera 16 entre calles 27 y 41, en virtud de un comodato, vigente desde el año 2002.

El eje lúdico comprendía una ciclo vía, zona de vóley playa, canchas de mini fútbol y juegos infantiles. Nada de eso se hizo.

Las razones

Según la Contraloría, la conducta desplegada por la María Amelia Monroy Ortegón, no ocasionó ningún daño al patrimonio del Estado, por cuanto el estudio previo que realizó  sólo recogió la necesidad de intervenir el corredor férreo para el servicio y beneficio de la comunidad.

Estimó que en la no devolución del anticipo no ejecutado Andrés Espitia Duque, no tuvo ninguna gestión, ni injerencia y lo exoneró. Tampoco encontró responsabilidad en el caso del ex alcalde Héctor Aníbal Ramírez, quien delegó en su asesor Espitia Duque y en su sucesor, Pedro Hernán Suárez, a quien le correspondió los trámites finales al fracasar el proyecto.

La liquidación del comodato, originó la imposibilidad de continuar con la ejecución de las obras. El alcalde Pedro Suárez se vio abocado a la liquidación del contrato de obra, el 16 de abril de 2015. Además, empleó mecanismos jurídicos diferentes para obtener el cobro, como una demanda ejecutiva que inició el 27 de octubre de 2015, en contra del contratista para exigir el reintegro de los recursos no invertidos y libró el mandamiento de pago. Estas actuaciones obligaron a exonerar al ex alcalde Pedro Suárez de responsabilidad fiscal.

“Aparece demostrado en el acervo probatorio que la gestión de Héctor Aníbal Ramírez Escobar, Andrés Espitia Duque y María Amelia Monroy Ortegón no conllevó a generar un detrimento patrimonial al Municipio de Neiva”, concluyó el organismo de control.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctenos vía WhatApp