Carpe Diem. A disfrutar la vida!

494

Por Caly Monteverdi

¿Cuidas y estás más en contacto expresando sentimientos a tus afectos? ¿Fijaste nuevas metas? ¿Revaloras más lo esencial? ¿Respetas más el esfuerzo de los otros? El pensamiento filosófico acerca de qué hay después de mañana está más vigente que nunca…

Recalculando mis pasos. Era imposible imaginar viviendo estas circunstancias, pero siempre quise retos creativos: ampliar mis conocimientos y explorar opciones. Mudarme de país fue una decisión que hace ya casi 9 años exigió coraje. ¿Qué me deparaba? Esa pregunta inquietante nos acompaña todo el tiempo. En Argentina tenía el camino asegurado. Me enamoré y decidí modificarlo a pesar de los prejuicios que sobre cada país existen. Ahora somos un equipo en el que nos complementamos.

A principios del 2020 la cosa se ponía fea y exigió cambio de planes drástico: ¿es posible a esta altura retornar a la normalidad? Ahí está la clave del cambio, no esperar nada pero darlo todo y “Nunca digas nunca”… Las expectativas son el peor enemigo… no me imaginaba logrando cocinar desde una pizza yo solo (masa incluida!), hasta haciendo un postre cheescake lleno de alegres colores, menos cuidar mi jardín que ya dio frutos, mejorar la mayoría de los hábitos saludables en fin, cosas que en principio me obligué a realizar ¡y ahora disfruto tanto! Es tan satisfactorio crear, emocionar a otros en lo que esté al alcance de uno, intentando siempre un poco más. Tan sorprendido con estas acciones que pienso ¿por qué no las hice antes? Me encanta saber que me doy la oportunidad de lograr todo lo que me propongo. Ser exigente sin extremos es productivo. Con mi esposa que es médica (¡vaya si les ha costado a ellos este momento!) necesitamos juntos imaginar potenciando habilidades y en eso estamos. Feliz de estar aprovechando este momento con reflexión, esperando que las ideas nos sorprendan al predisponernos para que la inspiración llegue. Jugar con el destino para sentir que todo este esfuerzo valdrá la pena. Digerir los defectos para avanzar. Explorar saliendo de la zona de confort es un gran esfuerzo.

Autocritiqué mucho mi vocación de comunicador. Ejercer éticamente bien evitando repetir la cantidad de fake news reenviadas sin chequeo de fuentes. Intento ser parte de las excepciones que aportan y no intoxican. La sinceridad fundamentada es parte de la labor profesional. Todo un desafío. Y nos llamaron a redefinirnos, algo que como población digna y trabajadora debemos lograr esforzándonos para sobrevivir. Mirarse al espejo y reconsiderar actitudes, reencontrarse con la esencia y honrar la vida, disfrutarla valorándola, cuidándola motivados!

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctenos vía WhatApp