Acudamos a las urnas

0

Hoy domingo, Colombia decidirá su futuro a través de la elección en segunda vuelta del nuevo primer mandatario de los colombianos 2022-2026. Así llegó la hora de definir entre Gustavo Petro Urrego y Rodolfo Hernández Suárez, quien será el presidente, que tendrá la responsabilidad de direccionar todo su accionar gubernamental para enrutar el sendero del crecimiento económico, que conduzca a recuperar la dinámica económica de la prepandemia. Llegó la hora de la verdad. La invitación desde este medio de comunicación es acudir a las urnas masivamente para defender la democracia. Elegiremos al mejor. Vivimos un momento histórico muy asediado por sectores extremistas.

Son inaceptables los ataques que se están generando durante el presente debate electoral sin que existan razones de fondo para corregir el devenir de la república, que ha estado marcado por hechos de violencia, narcoterrorismo, corrupción y demás formas delincuenciales que están amenazando la realización de unas elecciones transparentes que conduzcan a fortalecer la democracia colombiana. Con frecuencia, la manera candente y atropellada como tiene lugar el debate político en las redes sociales termina creando percepciones distorsionadas del sentir predominante entre la ciudadanía en relación con cuáles son sus preferencias y cuál es el tipo de sociedad en el que quisieran vivir.

Si se cumplen los pronósticos, serán alrededor de 22 millones aproximadamente, las personas que acudirán hoy a las urnas en todo el país para elegir en al nuevo presidente de los colombianos. Lo que está en juego no es solo el avance hacia la fase más definitiva de la campaña por la presidencia, sino también la importante obligación de escoger al nuevo presidente de los colombianos que garantice la defensa de los valores de nuestra democracia y encare las responsabilidades políticas, económicas y sociales durante los próximos cuatro años.

Es verdad que cualquier cita en las urnas genera ansiedad y expectativa. Pero está claro también que el torrente de sucesos que han tenido lugar en el país en los últimos cuatro años, entre otros, una pandemia que implicó un inédito confinamiento de varios meses, con las consecuencias para la economía ya tan conocidas, y un bien recordado estallido social, están llamados a darles a las elecciones un tinte particular.

Por este motivo, todos los candidatos aspirantes, deben generan ambientes de respeto y sensatez, sin atropellar y ofender a su rival. La sociedad colombiana está hastiada de este tsunami de mensajes que se asemejan a una guerra sucia a través de los debates donde participan en los medios de comunicación y redes sociales que atosigan de manera distorsionada la mentalidad de los votantes. Queremos escuchar cuáles son las grandes soluciones a las grandes problemáticas estructurales que aquejan a la sociedad colombiana. Merecemos respeto. Es necesario que los candidatos presidenciales acaten los resultados. No hay necesidad de auspiciar estallidos sociales. La sociedad colombiana merece respeto.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.